lunes, 12 de enero de 2009

Olor a pan tostado

Me encanta el olor a café y pan tostado por las mañanas, y eso que no suelo tomar ninguna de las dos cosas. Esta noche me he hecho unas tostadas con aceite y atún para cenar y la casa se ha impregnado de ese aroma. Mucho mejor que cualquier ambientador o vela aromática. Sin duda, el pan recién tostado es uno de los pequeños placeres de la vida. Lo tomaré con más frecuencia.

5 comentarios:

AnuKa dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Para mí, que soy cafetera, cuando huelo esa mezcla por la mañana, después de ducharme y antes de marcharme a trabajar, a éso de las 07:00, es la que realmente me activa.
Saludos cordiales.

Cyd Charisse dijo...

De acuerdo con mi compi Anuka y contigo. Me has dado una idea. Hoy cenaré pan tostado con aceite y jamón. Realmente, un pequeño placer cotidiano...

Amaya dijo...

Pues tenéis razón : el pan recién tostado y el aroma del café son olores que mmmm..mmmm son deliciosos. Una buena combinación para empezar cada mañana.
Y algo suculento es pasearse por delante de esas tiendas que son especialistas en venderte el café recién molido.
Ya cada vez quedan menos pero es un placer para el olfato oler el delicioso aroma de un buen café recién molido.
Recuerdo, el puente de diciembre de hace 2 años. que unas amigas de Donosti que se alojaron en casa,me regalaron un libro y un paquete de café molido en tienda; de esos de groumet: toda una explosión de finísimos olores para el olfato;solo con olerlo mmmm.mmmm, alimentaba.
Incluso ahora al recordarlo, puedo oler su aroma.
La pena es que últimamente el café no me está sentando muy bien y estoy pasándome a la manzanilla.
Aunque para consolarme, deciros que
una buena manzanilla, de esas silvestres, también hyele que alimenta.
PD.: Aunque no es lo mismo.

Anónimo dijo...

Vaya, parece que hemos coincidido en la cena :-). Con eso de que sólo permiten 23 kgs en los aviones (según qué compañía, claro), me llevé la tarde del sábado quitando cosas, metiendo otras (ay...tuve que dejas varios libros) pero sí que metí dos paquetes envasados al vacío:jamón y lomito ibérico. Esta noche, para cenar, pan tostado con aceite (el de oliva está por las nubes, pero es de los pocos lujos que me permito) y unas lonchas de lomito. Gloria bendita¡¡¡
Café...como Anuka, soy cafetera al cien por cien, Polonia es de tés, con lo que no encuentras buen café en los supermercados normales. Una de las mañanas que iba al trabajo, me preguntaba que qué le faltaba a las calles...efectivamente, el olor al café de los bares a primera hora, el ajetreo de esa primera taza antes de las 8'00 h. Aquí, huele más a Kebak, a salchichas y familia. Y en el trabajo, cae una tazá de café soluble...Estos días de vacaciones, sí que ha sido un regalo las buenas tostás de aceite, una buena taza de café, la radio de fondo...la luz intensa antes de que cambiase el tiempo...
Ah, Amaya, claro que sí, el olor de la manzanilla silvestre es increible.
Bueno, os dejo. Dicen que mañana otra vez caen las temperaturas, y nevará...glup, la semana pasada llegaron en Cracovia a los menos veinte grados....Y si estoy ya congelada, no sé qué va a ser de mí¡¡¡¡
Un abrazo fuerte para todos.
Virtu

BloodyRamen dijo...

Vaya, buscaba como recrear el olor del pan recién hecho o de la pizza mediante esencias aromáticas y he encontrado tu blog. Prueba aceite de oliva + germen de trigo + un poco de aroma de humo, en cera virgen. Huele a pan recién hecho.
Ya no es mejor que CUALQUIER ambientador xD!